header image

Nuestro Blog

Próximo evento

Limpieza de las colmenas a la salida del invierno

Faustino García - Foto_Por Faustino García

Asesor apícola y Vocal del Patronato

de la Fundación Amigos de las Abejas

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa colmena (caja+colonia) es un organismo vivo, donde no puede haber focos infecciosos. Para esto las abejas se encargan de que esté siempre limpia y protegida por los propóleos. Cuando entra algún intruso, una vez muerto, o lo sacan o es propolizado (Ghisalberti, 1978), pudiéndose acumular en el piso de la caja, materia orgánica, junto con restos de la propia colmena. A pesar de los propóleos, no deja de ser un foco de infección, así como un posible refugio para otras especies invasoras como la polilla (Ghisalberti, 1979; Lavie, 1980, Espina y Ordetx, 1984).

nido-ratc3b3nLa limpieza de las colmenas consiste básicamente en el vaciado y lavado del suelo de colmena, así como del raspado de los cúmulos de propóleos de las alzas, los laterales y donde asientan los cuadros. Esta limpieza se puede hacer en cualquier momento de la temporada, pero a la salida del invierno es cuando más restos hay acumulados, debido a que las abejas en invierno, por el frio, apenas salen. Nos podemos encontrar insectos momificados (Ghisalberti, 1978), serrín de opérculo, de cera envejecida, de polen que desechan, etc. Incluso puede haber alguna tira de tratamiento antiguo y excepcionalmente alguna herramienta extraviada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATeniendo en cuenta que hay que exponer la parte viva de la colmena a la temperatura ambiental, se corre el riesgo de enfriamiento de la parte más sensible, que es la cría abierta, por lo que se aconseja hacer este trabajo en días con temperatura agradable, superior a 20º. Como regla general podemos iniciar estos trabajos a partir de marzo.

Para la realización de estas faenas, es conviene iniciar la jornada bien entrada la mañana, dando tiempo a que el sol domine y la temperatura sea favorable. Esto además propiciara que las abejas de campo estén en su mayoría pecoreando, por lo que no es conveniente empezar muy pronto.

Como cualquier trabajo requiere de una planificación previa. Aunque podemos hacerla el mismo día como parte de la jornada, es mejor hacerla el día anterior, sobre todo en lo referente a la limpieza del material de reposición para que pueda secarse bien, así como disponer de toda la herramienta y útiles que consideremos necesarios.

PLUM2GDependiendo del tipo de material que tengamos, nos podemos encontrar con colmenas de suelo fijo (como la clásica Layens y también alguna tipo Perfección, antigua, trashumancia…) o suelo desmontable y unido mediante dos chapas laterales al primer cuerpo o alza, mediante tornillos. En caso de que la chapa esté fijada mediante puntas, las sustituiremos por tornillos, a fin de facilitar su desmontaje en sucesivas ocasiones.

También nos podemos encontrar con suelos sanitarios (con bandeja extraíble) los cuales permiten hacer la limpieza sin desmontar el suelo, basta con extraer la bandeja/chapa y limpiarla, pudiendo hacerse en cualquier momento y época del año.

Si no conocemos bien el material, o no tenemos mucha práctica, conviene hacer un simulacro, a modo de ensayo, con el material que preparamos el día anterior, de esta manera sabremos qué tipo de herramienta y repuestos necesitaremos (chapas, tornillería…) para solventar posibles incidencias, tanto por extravío como por deterioro.

esfinge de calavera (Acherontia atropos)El material de repuesto, con el que contamos en el almacén, nos permitirá llevar al campo material limpio y seco. El material que retiramos lo limpiaremos el mismo día por la tarde, en casa, para que al día siguiente se encuentre en las mejore condiciones, sin necesidad de tener que ir limpiando simultáneamente en el campo. Esto nos permitirá ir mucho más rápido.

Para una jornada de un día, entre dos personas, se pueden preparar 20 suelos desmontables o 10 cajas con suelo fijo (esto, a título orientativo, y siempre que tengamos material disponible en el almacén). Por otro lado, si no disponemos de tanto material o se nos termina el que llevamos y queremos seguir cambiando suelos, podemos ir limpiando simultáneamente en el campo.

La limpieza de los suelos consiste en retirar los restos acumulados y raspar suavemente, utilizando una espátula de plástico o metálica con los bordes sin ángulos vivos, para no dañar la superficie del suelo (madera, chapa pintada…)

ESCARABAJO GLOTONSi además del suelo hemos cambiado las alzas, la limpieza de estas consistirá únicamente en raspar los abultamientos de propóleos acumulados. En ningún caso llegaremos a desproteger de propóleos las paredes (Salgado Laurenti et al., 2003). También se retirará el propóleos de la ranura o canal, donde apoyan los cuadros, mediante una herramienta a modo de destornillador con un ancho de boca igual al canal, teniendo cuidado de no dañar la madera.

Después se lavaran los pisos y alzas, con una solución jabonosa (ej. a base de agua y un lavavajillas) y un cepillo de plástico duro. Al frotar haremos hincapié en las partes más oscuras o enmohecidas. Después aclararemos con agua y dejaremos escurrir y secar al sol.

Estamos trabajando con colmenas que no tienen ningún problema sanitario, por lo que la limpieza queda simplificada a un lavado higiénico, sin alterar los propóleos ni desproteger la madera de su recubrimiento.

Queda así detallado cuándo, dónde, cómo y por qué se limpian las colmenas por dentro, contribuyendo así a la asepsia que la colonia necesita.

Bibliografía:

– Principios de selección: Apinetla

– Tesis Doctoral: Dr. Javier: Carlos Vázquez

Compartir
Acerca del autor
@FAmigosAbejas
http://abejas.org
Comentarios
One response to “Limpieza de las colmenas a la salida del invierno
  1. Pingback: III Edición del Día europeo de fundaciones y donantes #october1europe . | @FAmigosAbejas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *