header image

Nuestro Blog

Próximo evento

Importancia de las abejas meliferas

IMPORTANCIA DE LAS ABEJAS

 “Para la abeja una flor es un fuente de vida, para la flor una abeja es una fuente de amor”

  • La polinización

El término polinización hace referencia al desplazamiento o trasiego del polen desde una flor que lo produce, a otra flor de su misma especie, en principio, que lo recibe. Este fenómeno tan sencillo a primera vista, trae asociado unas consecuencias inmediatas y de gran trascendencia, como son la formación del fruto y  semilla, que le servirá al vegetal para perpetuar su especie, al tiempo que sirve de alimento a multitud de insectos, aves y mamíferos entre los que se encuentran los seres humanos.

Su importancia es vital para el mantenimiento de la biodiversidad de los ecosistemas terrestres, gracias a la polinización que realizan se forman los frutos y semillas de más de 250.000 especies de plantas diferentes,  algunas de gran importancia para la agricultura.

Actualmente, existen más de 20.000 especies diferentes de abejas conocidas, las hay solitarias y sociales, grandes de más de 4 centímetros como la  Megachile pluto recientemente documentada y pequeñas de pocos milímetros como Trigona minima, de 2,1milimetros, pero las más representativas y conocidas son las abejas de la miel Apis melifera.

Según la FAO, la cantidad y calidad de ciertos alimentos ricos en micronutrientes como frutas, hortalizas y semillas dependen y están directamente relacionados con una polinización adecuada  de los mismos,  más del 75 por ciento de los cultivos alimentarios del mundo dependen en cierta medida de las abejas.

Las abejas y otros insectos polinizadores mejoran hoy en día la producción de alimentos de  pequeños agricultores en todo el mundo, pero para su supervivencia  necesitan recursos adecuados para alimentarse, lugares con abundante polen y néctar de las flores. Requieren un lugar para anidar y para comer, y un entorno natural favorable.

Entre la infinidad de insectos que participan en la polinización, la abeja melífera (Apis mellífera) es con mucho la más eficaz. Si hace varios años de cada cien insectos visitadores, las abejas constituían el 70-80%, hoy día, debido al progresivo retroceso de especies polinizadoras salvajes a causa de las condiciones ambientales, el porcentaje alcanza el 90-95% de todas las visitas de insectos. Por lo tanto, se puede considerar a la abeja como una profesional de la polinización.

Haciendo un recuento sobre las abejas melíferas, vemos que en una colonia de medianas dimensiones viven unos 60.000 individuos, de los que 2/3 (unos 40.000 aproximadamente) más o menos salen todos los días a por polen y néctar, con una frecuencia diaria de 15 ó 20 viajes, durante cada uno de los cuales visitan de 30 a 50 flores. Si hacemos los cálculos, para una sola colonia, en un día alcanzamos ya la magnitud de millones de flores visitadas diariamente. Si consideramos, por experimentos realizados, un radio medio de trabajo de 1.500 m, cada colmena se encargaría de 700 hectáreas de terreno. Si además tenemos en cuenta que cada flor cede a la abeja néctar en cantidades que se miden en miligramos, para cada kilo de miel hacen falta cientos de miles de visitas. Este rápido repaso nos puede dar una idea de la magnitud del fenómeno.

La agricultura es la primera y auténtica beneficiaria de los servicios prestados por las abejas. Su contribución en términos económicos es realmente significativa, hasta tal punto que la renta directa de la apicultura (miel, cera, polen y otros productos) pasa a un segundo término.

En España, los cultivos sometidos a polinización por abejas son principalmente los árboles frutales (almendro, melocotonero, cerezo, ciruelo, manzano, peral), las leguminosas forrajeras (alfalfa, trébol), las cucurbitáceas (melones, pepinos, calabazas, calabacines, berenjenas) y otros cultivos hortícolas (fresas, frambuesa, espárragos, zarzamora, tomate), las plantas para la extracción de aceite (girasol, colza), las fibras textiles (lino, algodón), entre muchas otras, constituyen una lista parcial de vegetales que dependen necesariamente o al menos se ven favorecidos por la acción polinizadora de las abejas. De hecho, resultaría más sencillo citar solo los vegetales que no se ven beneficiados por la acción de las abejas.

Conscientes de su importancia,  la Fundación Amigos de las Abejas continúa su campaña de sensibilización,  esta  iniciativa realizada por voluntarios en colegios y centros sociales, expone la importancia que tienen las abejas y la apicultura en la biodiversidad de los ecosistemas terrestres.

Sabemos que sensibilizar no solo consiste en admirar la belleza de su trabajo en la naturaleza, sino en despertar el deseo y la ilusión de hacer algo, para que puedan convivir con nosotros,  que las futuras generaciones puedan disfrutar de su trabajo y compañía.

Sólo desde el conocimiento de su importancia y el respeto al medio ambiente podremos hacer que continúen con nosotros.  Si queréis que os lo expliquemos directamente, mándanos un mensaje para ver que voluntario puede hacerlo  info@abejas.org .

Luis Pérez Ventosa

Compartir
Acerca del autor
Luis Pérez
http://www.abejas.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *