header image

Nuestro Blog

Próximo evento

Abejas, las mas antiguas campesinas de la Tierra, amenazadas de muerte.

La comunidad científica muestra desde hace años su preocupación por la desaparición  de nuestras campesinas más antiguas y trabajadoras, las abejas, pues se sabe que son vitales para mantener los ecosistemas y están seriamente amenazadas de muerte.

Sabemos que a lo largo de millones de años las abejas y otros polinizadores han ido evolucionando al mismo ritmo que las plantas, para sobrevivir mutuamente, su historia evolutiva simplificada es apasionante.

Las primeras plantas surgieron en el agua hace aproximadamente 1.500 millones de años, eran algas unicelulares que poco a poco fueron evolucionando para adaptarse a la tierra firme, lo hicieron y se desarrollaron sobre ella hace aproximadamente 500 millones de años,  tan solo hace 150 millones de años aparecieron las plantas con flores y frutos, estas necesitaban ayuda externa para que sus flores fueran fecundadas con polen de otras flores de su misma especie y producir el fruto o semilla que permitiera su reproducción.

Estas plantas para atraer a insectos y otros animales segregan en sus flores un jugo dulce, el néctar, este atrae a dichos insectos al tiempo que deposita sobre ellos cientos de pequeños granos de polen, que al llevar a otra flor de su misma especie depositan, permitiendo la polinización o fecundación de la flor.

Los primeros polinizadores no fueron abejas sino escarabajos y moscas, es decir que el síndrome floral de polinización por insectos ya estaba bien establecido cuando aparecieron las abejas.

A partir de avispas hace aproximadamente 100 millones de años, surgieron las primeras abejas, se especializaron en buscar y alimentarse de néctar y polen, aunque lo más importante es que desarrollaron especializaciones o adaptaciones a esta función lo que las llevaron a ser los polinizadores más eficientes de la naturaleza.

Las abejas sociales evolucionaron a partir de las anteriores hace aproximadamente 50 millones de años su característica principal fue el mantenimiento de su reina y gran parte de su población durante el invierno para lo cual almacenaban gran cantidad de reservas, convirtiéndose en un polinizador muy especializado y eficiente pues en sus salidas solo visita un determinado tipo de flor.

Gracias a la polinización realizada por las abejas sobre los órganos sexuales de las flores, se produce la formación de semillas y frutos, que sirven para la reproducción de las propias plantas así como para la alimentación de insectos, aves y mamíferos, incluido el hombre.

Por eso las abejas son la especie más valiosa del planeta. Así lo ha declarado la “Royal Geographical Society, London”, pues de su trabajo de polinización dependen 250.000 especies de plantas, muchas cruciales para la agricultura.

La muerte y desaparición de las abejas en nuestros campos puede parecer a muchos un hecho trivial, pero no es así, las pérdidas económicas que originaría a los cultivos sería una parte muy pequeña comparada con la que produciría a los ecosistemas y medio ambiente,  es difícil imaginar las consecuencias para otras especies tanto vegetales como animales, la alteración del equilibrio de los ecosistemas puede tener consecuencias catastróficas.

Su desaparición obedece a un conjunto de causas, sin duda producidas por el ser humano, el mayor problema actual es el acaro  “Varroa” un parásito que llego a España en la década de 1.980, procedente de otra especie de abeja, “apis cerana” que convive con ella en equilibrio, pero que nuestra abeja “apis mellifera iberiensis”  no conoce, ni sabe defenderse y muere.

La “Varroa” es un acaro, de adulto se engancha a las abejas como una garrapata absorbiendo su hemolinfa, debilitándolas y transmitiéndolas enfermedades. Para reproducirse se encierra en la celdilla junto a la larva de una abeja, cuando esta es tapada por una fina capa de cera, naciendo la nueva abeja debilitada y enferma junto con nuevas varroas.

Mediante tratamientos los apicultores controlamos la Varroa que vive  encima de las abejas pero resultan poco eficaces sobre las que se están reproduciendo en el interior de las celdillas tapadas, no hay que olvidar que estos tratamientos deben ser inofensivos para unos insectos y mortales para otros, además no contaminantes para los productos apícolas, por ello se necesitan hacer tratamientos continuos para limitar su daño, convirtiendo a las abejas en insectos fármaco-dependientes, pues si no ponemos varios tratamientos al año se mueren.

Nuestra siguiente preocupación son los insecticidas neonicotinoides, empleados en la agricultura, como la clotianidina, tiametoxam e imidacloprid y sus derivados, son sustancias químicas que afectan al sistema nervioso de los insectos causándoles desorientación, parálisis y hasta la muerte, gracias a las intensas campañas de sensibilización por todas las organizaciones y asociaciones relacionadas con las abejas y el medio ambiente hemos conseguido una moratoria para la venta de esos productos en la UE, incluso su prohibición en algunos países.

Por ultimo están las nuevas especies invasoras como la vespa velutina, también llamada  avispa asiática por su procedencia, una gran depredadora de abejas,  el cambio climático, monocultivos,  contaminación, virus y otras enfermedades oportunistas que por la debilidad de nuestras abejas hacen que la situación de las mismas sea preocupante.

La apicultura es el último reducto posible de nuestras abejas, gracias a los apicultores que las mantenemos  vivas  todo el mundo puede disfrutar de su trabajo incansable de polinización y de los productos que nos proporcionan. Pero ser apicultor no es fácil, son muchos los que empiezan pero pocos los que continúan, la mayoría se queda como mucho con unas pocas colmenas para disfrutar de su tiempo libre.

La CEE y los gobiernos de España y sus Comunidades Autónomas, se esfuerzan en mantener viva la apicultura con ayudas y subvenciones que llegan principalmente a los apicultores profesionales, asociaciones y centros de investigación.

En la Fundación Amigos de las Abejas somos conscientes de que la implicación de la sociedad es fundamental para la conservación de nuestras abejas, hacemos campañas de sensibilización tratando de movilizar conciencias en su defensa, vamos a congresos, ferias, universidades, colegios, centros sociales, prensa, radio,TV y allí donde nos requieren para explicar su importancia, porque solo entre todos podemos hacer que continúen con nosotros.

Luis Pérez Ventosa                  Presidente de la Fundación Amigos de las Abejas

Bibliografía consultada

WiKipedia
Bases de datos de National Geographic
Depósito de documentos de la FAO

Ecos :  http://www.elheraldodelhenares.com/pag/noticia.php?cual=33262

Compartir
Acerca del autor
Luis Pérez
http://www.abejas.org
Comentarios
2 responses to “Abejas, las mas antiguas campesinas de la Tierra, amenazadas de muerte.
  1. hola me interesa como fomentar la apicultura soy jefe de bomberos antes de ser bombero fui apicultor y no estoy de acuerdo en matar abejas e decidido crear en la estacion de bomberos un apiasrio el problama numero uno sera el material para iniciarlo es felicito estoy asus ordenes al 273 105 10 64 o al correo bomberoscoscomateoec_ac@hotmail.com

    comandante MAX
    Respuesta
    • Buenas tardes, lo ideal es que contactes con apicultores de la zona donde estas para que ellos se hagan cargo de los enjambres que recojáis, el problema no esta en tener mucho material pues el apicultor una vez recibido el enjambre te debe devolver la caja, creemos que el problema principal esta en cuidar ese enjambre, darle los tratamientos contra la Varroa para que no se muera, por el Telefono me imagino que estas en Mexico, si es asi allí tenéis un problema añadido que es la excesiva agresividad debida a la africanización de la abeja. Nosotros estamos en Guadalajara de España, linda y chiquita comparada con vuestra Guadalajara. Un saludo Luis

      Luis Pérez
      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *