header image

Abejas

Próximo evento

Las abejas son insectos pertenecientes al orden de los himenópteros. En nuestro planeta existen aproximadamente unas 20.000 especies de abejas diferentes, la mayor parte de ellas solitarias. Entre ellas encontramos las abejas melíferas, insectos sociales del género Apis.

En la actualidad existen 5 especies de abejas melíferas:

Apis mellifera o abeja doméstica: Es la especie de abeja con mayor distribución en el planeta. Se ha extendido por los cinco continentes debido a su excelente aclimatación y a su mayor rentabilidad desde el punto de vista apícola. Sus colonias llegan a tener hasta 100.000 abejas. Esta dividida en mas de 20 subespecies. En España encontramos la subespecie Apis mellifera iberica.

Apis dorsata Apis laboriosaSon las abejas más grandes. Bastante agresivas. Habitan zonas tropicales y subtropicales del sureste asiático.

Apis cerana: Es ligeramente mas pequeña que la A. mellifera. Suele formar colonias de hasta 7.000 abejas y su distribución se centra en Asia, con varias subespecies. Cabe destacar que, a diferencia de otras especies, la operculación de las celdillas no es total, sino que dejan un pequeño poro.

Apis florea: Se considera la más primitiva y es la más pequeña. Forma pequeñas colonias al aire libre con un solo panal y no son agresivas. Sólo vive en zonas tropicales del sureste asiático.

.

  • Los individuos de la colonia de abejas:

Las abejas son insectos sociales que viven en colonias, compuestas por una reina, varios cientos de zánganos, y entre 10 y 60.000 obreras.

– La reina: figura central de la colmena. Hembra fértil, madre de todos los individuos de la colonia. Muy prolífica, capaz de poner hasta 3.000 huevos diarios. Emisora de un conjunto de secreciones glandulares responsables de la cohesión social de la colonia, y de la programación y coordinación de las actividades de la misma. Es atendida por un “séquito” de obreras que la cuidan y alimentan con “jalea real”. Puede llegar a vivir hasta cinco años.

– Las obreras: hembras estériles, que desempeñan todas las tareas necesarias para la subsistencia de la colmena. Desarrollan sus actividades dentro y fuera de la colonia, dependiendo de su nivel de desarrollo fisiológico. La duración de su vida depende de la intensidad de su trabajo especialmente de campo, y de las necesidades de la colonia, las nacidas en primavera viven menos de un mes, y las nacidas en otoño, pueden vivir hasta seis. El número de obreras de una colonia depende de lo prolífica que sea su reina, y varía en función del nivel de alimentación que esta recibe, por lo que a lo largo del año es máximo a principios del verano y mínimo a finales del invierno.

En el período de vida adulta , del 1º. al 40º – 45º día, la abeja obrera desempeña las siguientes funciones:

RESUMEN DE LA DIVISIÓN DEL
TRABAJO DE LA ABEJA OBRERA

Período Actividad Función
2º. al
3º. día
Limpieza de los panales (alveolos) y calentamiento de los huevos y larvas Limpiadora
4º. al
12º. día
Preparación del alimento y alimentación de las larvas Preparación de la jalea real y crianza de nuevas reinas. Cocinera
Nutriz
Enfermera
13º. al
18º. día
Producción de cera, construcción de panales y tirada de realeras para crianza de reinas. Directora
Ingeniera
Constructora
19º. al
20º. día
Trabajo de defensa de la colmena, como centinelas, guardianas y vigilantes de la casa Guardiana
Centinela
Vigilante
21º. al
38º. – 42º. día
Trabajos de campo fuera de la colmena para recolecta de agua, néctar, polen y propoleo.
Campera
Recolectora
Transportadora
Al 38º. – 42º. día En promedio y dependiente del agotamiento físico (horas de trabajo) muere, y siempre fuera de colmena, para evitar el trabajo de remoción por las abejas de la colmena. Fin de Vida

.

– Los zánganos: machos de la colonia, cuya actividad principal es la fecundación de las reinas vírgenes en su vuelo nupcial. Es procreado por partenogénesis o sea, proviene de un huevo no fecundado.  Incapaces de alimentarse por sí mismos, deben ser alimentados por las abejas. Su presencia, no es permanente, las colonias comienzan a criar zánganos solo cuando alcanzan la “madurez sexual”, los mantienen durante la época de apareamientos, y los expulsan cuando dejan de ser necesarios, especialmente cuando escasean los recursos alimenticios. Los pocos “afortunados” que consiguen aparearse, mueren “en el acto”. Puede vivir de 80 a 90 días.